Trial

moto-trial

Las motocicletas de trial son aún más ligeras que las de motocross. Ambas carecen de elementos como luces, espejos, intermitentes y en el caso de las de trial, incluso el asiento es testimonial, entre otras cosas, porque el piloto permanece buena parte del recorrido de pie sobre las estriberas.

El depósito de combustible apenas tiene una capacidad de entre 2,5 y 5 litros y el peso total suele rondar ente los 65 y los 80 kilos. La presión del aire en las ruedas es más baja que en el resto de motocicletas. De todas estas características se desprende que es una máquina concebida para un cometido muy concreto.

El trial es una disciplina que se ejecuta en un circuito lleno de grandes obstáculos, elevadas pendientes, enormes rocas, robustos troncos de árboles caídos, cascadas y cualquier otro obstáculo natural que puedas imaginar. Todo esto hasta la llegada del Trial Indoor, que es una modalidad realizada en espacios urbanos, en el que grandes bloques de hormigón, cubetas de obra, tubos de canalización, contenedores, rampas artificiales y todo lo que se te pase por la imaginación, es válido para ver todo un espectáculo de destreza y equilibrio.

Los pilotos deben de superar el circuito sin apoyar los pies en el suelo, eso penaliza en la puntuación final, así como caerse, y una serie de reglas que varían dependiendo de la organización del evento, como tocar con la protección del cárter, apoyarse con otras partes de la moto, salir de una zona con la rueda trasera antes que con la delantera o que tu mecánico entre en el circuito sin permiso de la organización. A cada parte de obstáculos que se debe pasar en el circuito o recorrido, se le denomina “zona“.

motocicleta-trial